Blanca

Los dos objetos que he escogido son primero una concha con la Cruz de Santiago y una guitarra. Las conchas siempre me han resultado un objeto familiar, porque a mi abuela le gustaban mucho, y una guitarra, porque desde que soy pequeña ha acompañado la música en mi casa. Pero estos dos objetos me hacen recordar otras dos cosas muy importantes para mí.

Para aquellos que hayan hecho el Camino de Santiago, quizás habrán escuchado ya, que las conchas que aparecen a lo largo del mismo (junto a esas flechas amarillas) muestran la dirección que hay que seguir para llegar a tu destino. La concha que he elegido tiene una cruz, soy católica practicante, y cuando la miro pienso en ese camino que he elegido y que quiero recorrer con Dios, para llegar al cielo, cuya dirección está marcada a través de la Cruz.

Y, ¿la guitarra? Muchas veces me imagino a Dios como un gran compositor de música, siendo su obra maestra cada una de nuestras vidas. Cada día, puedo descubrir esa parte de la melodía del camino de esa vida que Dios me ha regalado.